Comentarios mas recientes

2011/01/12

La Página-Dios los crea-Diario digital de noticias de El Salvador

 DIARIO LA PÁGINA da la bienvenida Hermann W. Bruch como parte del staff de columnistas. Sus escritos, que resumirán su pensamiento y opinión podrán encontrar eco o rechazo en nuestros lectores; de cualquier manera, solicitamos respeto y tolerancia en los comentarios que se emitan acerca de las columnas de nuestro invitado.

Bruch es un reconocido publicista y personaje de opinión en la vida política del país. Suya es la frase: "Yo soy el pueblo", que hizo historia cuando la fue a decir a la Asamblea Legislativa en un momento de crítica hacia los diputados.

Los conceptos de la columna son de responsabilidad exclusiva del autor, DIARIO LA PÁGINA sirve como medio para defender la libertad de expresión de ideas y opiniones.

 

Escrito por Hermann W. Bruch.12 de Enero. Tomado de La Página.

 

El popular dicho “Dios los crea y el diablo los junta" parece haber cobrado vida en nuestro país. Los dos partidos “grandes” (aunque ahora uno es más grande y el otro más pequeño) se han unido para confabular en contra de los ciudadanos. Insólito, pero cierto.

ARENA y el FMLN lograron ponerse de acuerdo, algo casi nunca visto, esta vez para defender sus intereses partidocráticos en contra de los intereses de los ciudadanos. Han aprobado un mamotreto de decreto, a simple vista y a todas luces inconstitucional. Todo para seguir chupándole la sangre al estado salvadoreño. Han demostrado que su razón de existir no es la búesqueda del bienestar del pueblo, sino la de sus propios correligionarios.

Así de simple y así de burda es la política de nuestro país. Un cuarteto de valientes Magistrados por fin han fallado para desenredar un entuerto constitucional de fabricación en tiempos de guerra, para devolverle a los ciudadanos el poder de elegir y el derecho de igualdad ante la ley. Pero estos dos clubes de politiqueros, mal llamados partidos políticos, se han valido de su trinchera parlamentaria para poner en entredicho el fallo de la Corte Suprema de Justicia a través de su Sala de lo Constitucional.

Los ciudadanos, unidos inequívocamente en un poco acostumbrado bloque de organizaciones civiles y cívicas, esperamos que el señor Presidente de los salvadoreños tenga la lucidez jurídica de vetar ese esperpento de ley que está en su despacho.  De esa forma estaría defendiendo la constitucionalidad y de paso defendiendo los derechos de los ciudadanos. Ambas cosas forman parte de su mandato presidencial.

Mientras tanto, los ciudadanos por medio de las redes sociales y de cualquier otro medio disponible, debemos expresar nuestro repudio a lo actuado por los dos partidos “grandes” y trabajar en la organización de un frente ciudadano común para ejercer presión en la clase política de velar por los intereses generales y no los particulares de sus partidos. Un efecto colateral de esa organización podría eventualmente desembocar en la formación de partidos políticos alternativos para competir con los actuales que han demostrado ser inservibles para el cumplimiento de su mandato constitucional de ser los representantes del pueblo y defensores de los derechos de los ciudadanos.

Estamos viviendo tiempos de cambio y la coyuntura está dada para que logremos un verdadero punto de inflexión en la forma de participar en las cuestiones del Estado. Si actuamos con sabiduría y con celeridad seguramente habremos logrado movernos hacia un nivel más alto de civilidad. De lo contrario, estamos caminando directo hacia un estado de total anarquía. Seguramente no queremos eso.

Diario digital de noticias de El Salvador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios que incluyan ofensas o amenazas no se publicaran.