Comentarios mas recientes

2011/05/08

LPG-El pensamiento de Juan Pablo II

 Escrito por Ernesto Rivas Gallont.08 de Mayo. Tomado de La Prensa Gráfica.
netorivas@gmail.com

En armonía con Ronald Reagan y George Bush en Estados Unidos y Mikhail Gorbachev en la Unión Soviética, el interés geopolítico de Juan Pablo y de la Santa Sede se concentra en el marxismo y en Europa Oriental. El Papa aprovecha la definición política de los presidentes norteamericanos y el nuevo clima de reformas planteado por Gorbachev bajo “Perestroika”, que significa “reestructurando”.

Juan Pablo fue el principal arquitecto de la “Revolución de 1989” que culminó con la disolución de la Unión Soviética, la desaparición del totalitarismo y el fortalecimiento de regímenes democráticos en América Latina. En aquel entonces, no existían la Venezuela de Chávez ni sus satélites en el continente americano.

Otra poderosa corriente nacida en Francia era la “Nueva Teología” que proponía una modernización de la Iglesia en su relación con los problemas mundiales. El impulso hacia la “Nueva Teología” surge de intelectuales Dominicanos Tomistas y Jesuitas. Sus ideas proponían un mayor involucramiento de los sacerdotes con la gente y sus problemas cotidianos. El concepto del “sacerdote-obrero”, sacerdotes trabajando como obreros, tiene su origen en Francia y Bélgica. Esta idea no solo atrae al entonces padre Wojtyla, sino que le fascina. Durante la ocupación nazi de Polonia, el joven Wojtyla fue obrero en una cantera, mientras estudiaba clandestinamente.

La “Nueva Teología” evolucionó en la Teología de la Liberación latinoamericana impulsada por Gustavo Gutiérrez, con nexos próximos al marxismo ateo.

La campaña del Vaticano contra la Teología de la Liberación se convirtió en un pretexto, en parte, para la purga de la Sociedad de Jesús por su participación en la implementación de la Teología de la Liberación en América Latina, principalmente en El Salvador y Nicaragua. Malachi Martin, ex Jesuita, teólogo de renombre, comienza su obra “Los Jesuitas” (Simon & Schuster, 1987), con esta terrible sentencia: “Un estado de guerra existe entre el papado y la Orden Religiosa de los Jesuitas...”.

Con apoyo de Juan Pablo, la Iglesia ha confrontado a dictadores en el Tercer Mundo y violaciones a los derechos humanos por doquiera. En las Filipinas el cardenal Jaime Sin fue uno de los líderes de la revuelta contra la dictadura de Marcos. En Centroamérica la Iglesia denunció a los gobiernos de derecha.

Al aceptar el capitalismo como sistema económico que reconoce el papel fundamental y positivo del sistema empresarial, del mercado, de la propiedad privada y la responsabilidad resultante de los medios de producción, puede asegurarse que a partir del fracaso del comunismo, el capitalismo resulta como el sistema económico victorioso.

La excepcional encíclica de Juan Pablo, Centesimus Annus, llamada así en conmemoración del primer centenario de la promulgación de Rerum Novarum, endosa el libre mercado y el capitalismo democrático como objetivo de un orden social cristiano. Juan Pablo II califica al socialismo un fracaso y con entusiasmo defiende y promueve el capitalismo democrático.

Gorbachev, forjador de la nueva Unión de Estados Independientes de lo que fue la URSS, dijo de Juan Pablo II: “Hoy podemos decir que todo lo ocurrido en Europa Oriental no habría sucedido sin la presencia de este Papa. Hoy, que en la historia de Europa ha habido un viraje profundísimo, Juan Pablo II ha jugado –y juega en ello– un papel decisivo”.

Más sobre el tema, hoy en mi blog: http://blog.netorivas.net y escuchen nuestro programa los miércoles 7 a. m. en la 92.5Club.

El pensamiento de Juan Pablo II

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios que incluyan ofensas o amenazas no se publicaran.