Comentarios mas recientes

2011/05/09

LPG-Cae inversión: excusas, excusas, excusas...

 Éramos un país atractivo, con grado de inversión, avanzando en competitividad y desarrollo humano... entre los 10 países económicamente más libres del mundo.

Escrito por Claudio M. de Rosa.09 de Mayo.Tomado de La Prensa Gráfica.

opinion@laprensa.com.sv

Claramente la inversión privada sigue aletargada, la inversión pública es deficiente y la inversión privada extranjera directa (IPED) deja de venir porque el país ha dejado de ser atractivo. La estrategia macroeconómica central del gobierno del FMLN se fincó en aumentar la inversión pública para compensar la decaída inversión privada nacional y mantener o incrementar la IPED. El resultado de dos años de gestión se resumen en dos palabras: fracaso total.

Una estadística macroeconómica clave es la “formación bruta de capital fijo”, traducido en forma coloquial, la “inversión” en el país. Ella es un indicador general del grado de confianza de los empresarios y del dinamismo futuro que puede adquirir la economía, esto es, el potencial de crecimiento. Por tanto, si hay incertidumbre o recesión económica, la inversión privada tiende a bajar; y cuando hay confianza tiende a subir.

La inversión fija “privada” cayó de $1,510mm reales (descontada la inflación) en 2008, cuando se inicia la recesión, a $1,212mm (19.7% menos) y se recuperó levemente a $1,243mm ($31mm: 2.6%) en 2010. Esta recuperación timorata revela que la inversión privada del último año es aún 17.8% menor a la de 2008. Al evaluar la inversión “pública”, se observa que la estrategia del Gobierno para dinamizar la economía fracasó. Ella cayó de $222mm en 2008 a $187mm en 2009 (-15.8%), algo lógico ente la recesión económica; y sigue hasta $178mm (-4.9%) en 2010, revelando un descalabro en la ejecución de inversión pública.

En términos nominales (sin descontar la inflación), de $846 millones programados de inversión, y con recursos disponibles, no se invirtieron $309 millones, como señalamos en el artículo anterior. Ante justificaciones débiles técnica y conceptualmente es necesario detenerse un momento. El informe de la Unidad de Análisis y Seguimiento del Presupuesto (Asamblea Legislativa) asocia la baja inversión pública con la poca “capacidad estratégica de ejecución”, por lo que recomendó “revisar los procesos y la capacidad técnica de los ejecutores”.

En la explicación del presidente Funes, quedó en el tintero las deficiencias por la reducida “capacidad técnica de los ejecutores”, resultante del despido o cambio de trabajadores públicos con años de experiencia por razones políticas. Este es un resultado de una errada decisión partidista. Si no se tiene claro lo que se está licitando, no se puede explicar con precisión lo que se necesita y los requerimientos técnicos, se termina declarando desiertas las licitaciones, haciendo engorrosos los procesos o se tomará más tiempo del necesario. Esto es lo que ocurre ahora.

Es adecuado decir que hay “una falla estructural”, donde la LACAP es factor central. Pero es inapropiado decir que “no es un problema de este Gobierno; gobiernos anteriores también han tenido una baja ejecución presupuestaria”, para sustentar que la oposición no puede señalar “que este Gobierno es ineficiente porque no ha podido ejecutar” la inversión programada. La inconsecuencia de esta explicación queda al desnudo cuando el presidente señala: “Desde que asumí el Gobierno dije que necesitábamos hacer una reforma administrativa de fondo, que permitiera contar con un gobierno más eficaz y más eficiente”. Dios mío, han pasado dos años y ¿aún no ha podido corregir lo que sabía desde el primer día de gestión, concentrando todo el poder necesario? Domina el Ejecutivo y la Asamblea Legislativa, donde tiene los votos necesarios mediante acuerdos fáciles de conseguir. Ha llegado el momento de asumir responsabilidades y dejar de lado tantas excusas.

El otro objetivo de mantener el flujo de IPED también es un rotundo fracaso. Éramos un país atractivo, con grado de inversión, avanzando en competitividad y desarrollo humano e incluso estuvimos entre los 10 países económicamente más libres del mundo. Todo esto se perdió y la confianza de invertir en El Salvador se esfumó. Los datos de la CEPAL son demoledores. La IPED cayó de $1,508mm en 2007, antes de la recesión, a $784mm (inicio de recesión) en 2008, a $431mm en 2009 y se hunde hasta “$89mm” en 2010 (menos 79½%). Si se compara esta inversión con el resto del Istmo claramente somos los últimos: la IPED 2010 en Panamá fue de $2,363mm (+33%); Costa Rica $1,412mm (+7%); Honduras $798mm (+52%); Guatemala $678mm (+18%); y Nicaragua $508mm (+17%). ¿A quién culpamos ahora del descalabro en la inversión después de solo dos años?

Cae inversión: excusas, excusas, excusas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios que incluyan ofensas o amenazas no se publicaran.