Comentarios mas recientes

2011/05/09

LPG-Nada nuevo en el horizonte

 Excepto por el cambio de método, que en principio parece fundamental –como es el hecho de que la Asamblea Legislativa haya sacado a concurso las “plazas”– yo diría que, en esencia, la elección de las autoridades de la Corte de Cuentas se puede asimilar a aquel dicho de mi pueblo: “La misma mica, con distinta cola”. Y esto lo digo con todo respeto para quienes ya en este momento conforman la lista de aspirantes, muchos de ellos desconocidos. Y aunque esto suene a democracia, intuyo que es precisamente en esta proliferación donde puede estar la trampa.

Escrito por Juan Héctor Vidal.09 de Mayo.Tomado de La Prensa Gráfica. 

opinion@laprensa.com.sv

Cuando don Hernán Contreras persiste en su empeño, entendible por lo demás, de mantenerse en el cargo de presidente del organismo, sin duda no lo hace para dar un salto en el vacío. Esto, a pesar de las críticas que se le hacen a su gestión, aunque con el más reciente fallo de la Sala de lo Constitucional que hace desaparecer del mapa a su partido, las cosas podrían hacérsele más difíciles. O, a lo mejor, más fáciles, por la enorme cantidad de información, supuestamente muy comprometedora, que está en su poder después de casi un cuarto de siglo de detentar el poder quizás más grande que existe en el país.

Las cosas se vuelven más enigmáticas, si le agregamos la pretensión del emblemático partido GANA de postular candidatos para el mismo cargo. De por medio está la sana idea –casi nada– de rescatar la institucionalidad del país, campo en el cual el organismo contralor tiene más responsabilidad de lo que la mayoría supone. La candidatura de don Andrés Rovira y la de doña Silvia –a quienes en lo personal les tenemos mucho respeto– solo nos alerta sobre el hecho de que el objetivo de “despartidizar” a la vilipendiada entidad es un sueño de opio. En mi opinión, estas pretensiones, por sí mismas, ya insinúan la intención de contrarrestar los señalamientos sobre la corrupción que campeó en la anterior administración.

Los anticipos que han hecho algunos dirigentes del FMLN sobre sus acercamientos con ARENA y la misma agrupación de GANA no constituyen tampoco un mensaje alentador. Más bien lo que sugieren es que estamos a las puertas de presenciar una nueva forma de blindaje para que la corrupción siga campante, más allá de las declaraciones públicas de unos y otros, de desterrar este flagelo que, en definitiva, es el causante del deterioro institucional que exhibe el país.

Si las cosas fueran distintas, en paralelo a esas supuestas negociaciones deberían de estar impulsando una reforma constitucional consensuada para transformar a la actual Corte de Cuentas en una verdadera contraloría, alejada de toda esquizofrenia política. De este calificativo, no se salva ni la izquierda ni la derecha y menos, el PCN, a despecho de su cacareado discurso de que ha sido el bastión de la gobernabilidad.

Si la honorable Asamblea Legislativa está comprometida realmente con el cambio, debería aprobar un agregado al art. 196 de la Carta Magna para que las autoridades de la entidad sean electas por mayoría calificada. Sabemos que esto tendría que ser ratificado por la próxima legislatura. Aunque esto implicaría ampliar el mandato de las actuales autoridades, vale la pena considerarlo, teniendo en cuenta la jurisprudencia con otras elecciones de segundo grado. Si por la misma majadería política esto no es posible, sugerimos que se nombre una Comisión de Notables, para “filtrar” el medio centenar de candidatos que, como decíamos antes, pueden ser parte de la jugarreta.

Cambiar la imagen y el trabajo sustantivo de la Corte de Cuentas no se logra con maquillajes; más bien estos solo contribuyen a robustecer el rechazo de la sociedad ante el comportamiento de la clase política y los poderes fácticos. Don Mauricio tiene en este campo una oportunidad de oro; de hecho, puede emular al presidente Obama con el caso bin Laden.

Nada nuevo en el horizonte

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios que incluyan ofensas o amenazas no se publicaran.