Comentarios mas recientes

2011/05/05

LPG-Desafío de las pandillas es cada vez más alarmante y peligroso

 Algo muy grave ha fallado en nuestro comportamiento como sociedad y como institucionalidad para que hayamos llegado a donde estamos.

Escrito por GN3.05 de Mayo. Tomado de La Prensa Gráfica. 

 

La criminalidad no da tregua en el país, y, por los hechos que a diario abaten a la ciudadanía, es claro que el perverso “asocio” entre crimen organizado y estructuras de maras se vuelve más y más activo y erosionador de la seguridad en todos los órdenes de la vida nacional. Los pandilleros asesinan estudiantes, tienen comunidades prácticamente secuestradas, mantienen bajo amenaza permanente al transporte público, usan los centros penales como núcleos de operación, extorsionan a diestro y siniestro, y su capacidad de movilización y acción no respeta nada. La autoridad hace lo posible, dentro de sus atribuciones, capacidades y recursos, para enfrentar tan devastador fenómeno, pero es claro que habría que hacer mucho más, y no sólo como trabajo diario de instituciones concretas, sino a partir de un esquema estratégico de alto nivel, que enfoque y trate toda esta problemática como lo que es: una cuestión estructural de fondo.

Anteayer, en el marco de un operativo de captura de mareros en jurisdicción de Nueva Concepción, Chalatenango, las autoridades policiales, apoyadas por elementos de la Fuerza Armada, descubrieron un arsenal dentro de un barril enterrado. No se trataba de armas comunes, sino de equipos de guerra, en buen estado. Todo indica que dicho material pertenece a un grupo pandillero que opera en la zona. Había hasta un lanzagranadas M-79. El hecho no debe pasar como un hecho más, de los que a diario se dan en relación con actividades criminales. Se trata de armamento de otra naturaleza, que podría indicar que las estructuras delictivas de las pandillas están pasando a una fase mucho más peligrosa, que ya no sería sólo desafío a la seguridad ciudadana sino a la misma seguridad nacional. Esto hay que analizarlo con lupa, porque no es así nomás, ni puede ser un hecho casual.

El accionar del crimen, hacia los límites a los que va avanzando, es un ataque creciente a toda forma de estabilidad en el país. Pareciera, hasta la fecha, que tiene la capacidad de ir saliéndoles al paso a los planes de combate antidelincuencial de las instituciones. Es indispensable, y viene siéndolo desde hace mucho tiempo, poner un empeño verdaderamente decisivo y determinante en contar con una investigación criminal y una inteligencia policial que tengan el poder de llegar hasta los más protegidos escondites y las prácticas más encubiertas de la criminalidad. La lucha contra el crimen organizado y contra las pandillas tiene que ser una sola, porque, como señalábamos al comienzo, ya no hay límites precisos entre ambos.

Dentro del sentir ciudadano queda siempre, al respecto, una pregunta pendiente: ¿Hasta dónde va a llegar esta situación que nos golpea y nos intimida en tantos sentidos? La respuesta no podría darla nadie en concreto, porque debe ser, por la misma naturaleza y dimensión del fenómeno, una respuesta multiinstitucional y plurisocial. Algo muy grave ha fallado en nuestro comportamiento como sociedad y como institucionalidad para que hayamos llegado a donde estamos.

Ante los problemas tan complejos y desafiantes de inseguridad y criminalidad que venimos padeciendo y que no dan señales de menguar, la respuesta hay que plantearla en forma integrada, tanto de instituciones como de proyectos, y bajo esa línea maestra que ordene estratégicamente toda la acción. Esto ya se nos volvió el reto nacional más apremiante, y atenderlo como tal es responsabilidad inexcusable de todos.

Desafío de las pandillas es cada vez más alarmante y peligroso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios que incluyan ofensas o amenazas no se publicaran.