Comentarios mas recientes

2011/05/03

EDH-Editorial-Juan Pablo II, el santo, el Papa de la Libertad

 El Papa, pese al largo martirio, revitalizó el evangelio, dio nueva fuerza a la Iglesia, echó mano de su gran autoridad moral para denunciar la injusticia y trabajar por la paz y la unión de los hombres

03 de Mayo.Tomado de El Diario de Hoy.

 

La beatificación de Juan Pablo II fue presenciada en el Vaticano por más de un millón y medio de peregrinos, un homenaje extraordinario a un hombre y un santo extraordinarios. El proceso de beatificación culminó apenas cinco años después de la muerte del Pontífice, el más corto en la historia moderna.

La vida de Juan Pablo refleja las tragedias de los duros tiempos que le tocó vivir, comenzando por su largo apostolado en las catacumbas del Este europeo, en ese entonces avasallado por el comunismo.

Juan Pablo quedó huérfano de padre cuando era apenas un niño, dando desde muy temprano señales de una fuerte vocación religiosa en un país donde, a pesar de estar sometido por un régimen ateo, fue inquebrantable en su catolicismo. Todas las represiones policiales, la persecución a las tradiciones y la civilidad polaca, los espantosos genocidios, el horror de la destrucción del gueto judío y luego de toda Varsovia, la matanza de los veinte mil oficiales polacos por orden de los soviéticos, no doblegó la fe y la conciencia moral de ese admirable pueblo.

Tampoco venció la férrea resistencia del cardenal Stefan Wyszynski de quien luego fue su discípulo, amigo y sucesor, Carol Wojtyla.

En el santuario de Mayugori, en la ruta que va de Varsovia a Cracovia, fuera de la catedral dedicada a la Virgen, hay una enorme efigie en bronce del cardenal Wyszynski orando, un hermoso monumento a la fortaleza espiritual, a la devoción por el rebaño de feligreses, al pueblo polaco.

Trabajó por la paz y la unidad cristiana

A la muerte de Juan Pablo I, el sonriente Patriarca de Venecia que fue el efímero sucesor de Pablo VI, en el cónclave cardenalicio se tuvo la clarividencia de nombrar a un hombre que había pasado por el infierno y que además, en seiscientos años, no era italiano. La elección resultó providencial, pues el nuevo Papa no sólo cautivó desde el primer día a un mundo carente de un verdadero liderazgo espiritual, sino que también fue un mensaje de esperanza a los polacos y a todos los pueblos esclavizados bajo el comunismo.

Poco después de su elección, Juan Pablo visitó Polonia y señaló caminos de esperanza y redención a los polacos y a todos los pueblos detrás de la Cortina de Hierro. Poco después el sindicato de los astilleros de Danzig inició su revuelta emancipadora, "Solidaridad".

Lo que sigue constituye una de las páginas más hermosas de la historia y en particular de la era contemporánea. Lo que Juan Pablo puso en movimiento y que luego fue respaldado por Ronald Reagan, provocó el colapso generalizado de un imperio, el "Bloque Socialista de Naciones", engangrenado por la corrupción, la más abyecta amoralidad, el desastre económico, la gran pobreza y la carencia de rumbos.

El Kremlin intentó, recurriendo al expediente iniciado por Lenín, de asesinar al Papa, para lo cual encargó a los servicios policiales búlgaros preparar el atentado. Lo que sigue lo sabemos todos, como sabemos que Juan Pablo sufrió el resto de su vida debido a las lesiones causadas por el sicario.

El Papa, pese al largo martirio, revitalizó el evangelio, dio nueva fuerza a la Iglesia, echó mano de su gran autoridad moral para denunciar la injusticia y trabajar por la paz y la unión de los hombres.

elsalvador.com, Juan Pablo II, el santo, el Papa de la Libertad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios que incluyan ofensas o amenazas no se publicaran.